La previa de la final: El mejor de la década vs El Rey de Copas

LDU
Esta semana será la semana cumbre del año en el fútbol ecuatoriano pues entre miércoles y domingo, Emelec y Liga de Quito se enfrentarán en partidos de ida y vuelta para definir al campeón del balompié nacional de la temporada. Se enfrentarán dos instituciones con gran historia en el país, los azules buscando su título 15 y así igualar a Barcelona como el más ganador de campeonatos en Ecuador y los albos por lograr su estrella 11 y acercarse a los equipos más grandes del Ecuador.

El último fin de semana se disputó la fecha 22 del torneo nacional, en la que Emelec logró una importante victoria que lo clasificó a la final y Liga de Quito igualó quedando apiado de la posibilidad de ser campeón directo. El bombillo venció a Técnico en Ambato haciendo su mejor partido de la etapa en condición de visitante, pues pudo ejercer un dominio y superioridad sostenidos sobre su rival durante todo el encuentro y no pasó sobresaltos en defensa. El elenco azucena empató con Delfín en casa alineando a sus mejores jugadores pero chocando con una férrea defensa cetácea; lo más importante para ellos fue cuidar a Cristian Cruz y Jhojan Julio quienes de recibir una tarjeta amarilla podían perderse la final que se terminaría dando.

Así este miércoles 12 a las 20h00 en el estadio Capwell y el domingo 16 de diciembre a las 12h00 en el estadio Rodrigo Paz Delgado, se enfrentarán el ganador de la segunda etapa del Campeonato con 41 puntos y +18 de gol diferencia, Emelec, y el mejor equipo de la primera etapa del torneo nacional sumando 46 unidades y +14 de gol diferencia, Liga de Quito. Sin dudas los dos equipos más regulares del año dentro de un certamen 2018 que se caracterizó por su marcada irregularidad y por resultados sorpresivos fecha tras fecha, que obligaban a uno a pensar que cualquiera le podía ganar a cualquiera. Pero previo a las finales que sin dudas se vivirán muy intensamente en el país, es importante precisar los puntos altos y fuertes de los respectivos equipos que los pueden acercar a un título más para sus vitrinas.

En cuanto a Emelec, es importante destacar el esfuerzo de sus jugadores para superarse y priorizar lo colectivo antes que lo individual y también el del DT Mariano Soso, que llegó a mitad de año y pudo implantar su idea en poco tiempo para que un plantel muy joven y renovado sea competitivo y eleve su nivel para poder pelear por el campeonato. De allí que las virtudes del cuadro eléctrico están en: la seguridad defensiva que le otorgan un grandísimo arquero como Esteban Dreer y un líder de la zaga como Leandro Vega, un volante de gran dinámica y salida clara con balón dominado como Nicolás Queiroz y su fuerte en el ataque que son Juan Carlos Paredes, Romario Caicedo y Brayan Angulo. De mediocampo en adelante los azules se asocian entre Paredes y Caicedo y al sumárseles Queiroz, desbordan por derecha y son los mejores abastecedores del goleador “Cuco” Angulo. Emelec puede ser más fuerte aún pero su entrenador deberá pedirle más desequilibrio individual y mejor definición de jugadas a Joao Rojas y encontrar un volante de enganche que marque diferencias, pues Hólger Matamoros es muy intermitente en su rendimiento y Joel López ha tenido un bajísimo nivel en estas últimas semanas.

Hablando de Liga de Quito, también es digno de rescatar la entrega de sus jugadores que habiendo ganado la primera etapa y en el segundo semestre enfocarse más en tener una gran participación en Copa Sudamericana, pelearon hasta la última fecha del torneo regular la posibilidad de ser campeones directos bajo una idea de juego del DT que la hicieron suya. Del mismo modo al técnico uruguayo Pablo Repetto, quien venía de ser subcampeón de la Copa Libertadores de América con Independiente del Valle practicando un estilo defensivo y que buscaba contragolpear para liquidar al rival, y que logró trasladarlo a una Liga que también renovó su nómina y contrató gran cantidad de jugadores este año. Así las potencialidades del elenco albo son: su línea posterior dónde tienen a un candado en el arco como Adrián Gabbarini y a dos zagueros fuertes y eficientes como José Quinteros y Franklin Guerra, una zona de volantes con elementos de gran contención y buen toque como Jefferson Orejuela, Jefferson Intriago y Edison Vega, y en ofensiva la apuesta es que a partir de solidificarse en los jugadores anteriormente citados, aprovechar la velocidad de sus extremos Anderson y Jhojan Julio o de Fernando Guerrero para tomar mal parado al adversario y hacerle daño en dos o tres ataques con la contundencia que le brinda su máximo artillero Juan Anangonó.

Esos son los puntos fuertes de ambos clubes a lo largo de la temporada y que tratan de afianzar en estas finales de miércoles y domingo para hacerse de la victoria y levantar la corona. De igual manera serán los planteamientos e individuales que ambos técnicos querrán neutralizar para no sufrir más de la cuenta, pues estos ida y vuelta se definen por pequeños detalles y muchas veces por la jerarquía de los futbolistas en cancha. Hablando de lo anterior ya se dio como un avance del duelo de este miércoles hace ochos días nada más en el estadio Capwell. La Liga de Repetto amarró al Emelec de Soso con tres volantes en el mediocampo, uno más de los que regularmente utiliza el estratega uruguayo lo cual le permitió quitarle toda soltura y fluidez al juego asociado y ofensivo que siempre quiere imponer el bombillo en su casa. En ese cotejo Emelec pudo rematar una sola vez al arco rival y se vio un cuadro muy limitado de mediocampo en ofensiva, además a sus jugadores les pasó factura la presión, apuro y ansiedad de tener que vencer para ganar la etapa con una fecha de anticipación: el táctico y psicológico son aspectos que deberá estudiar Soso si quiere salir bien librado de la final. En cuanto a los azucenas se vieron muy sólidos atrás como todo el 2018 y en ataque tuvieron una opción clara de gol y después poco más, pero para el contexto del compromiso y pensando en el miércoles Repetto buscará repetir la idea pues los albos defienden estando 0-0 y de encontrar un gol lo hacen aún más: es decir no atacan mucho, si procuran ser efectivos. Otro cantar será si Emelec consigue la ventaja en Guayaquil y Liga tiene que obligatoriamente buscar empatar en la juego de vuelta, allí si los capitalinos tendrán que ser más ofensivos y proponer en vez de defender, algo que irá un poco en contra del ADN que tiene el conjunto blanco.

Ese es el análisis previo que hago del duelo apasionante e intenso que se viene esta semana entre el mejor equipo de la década, Emelec, y el Rey de Copas de Ecuador, Liga de Quito, equipos que se han visto las caras en dos finales de Campeonato bajo el vigente sistema del torneo nacional. En 2010 Liga dio la vuelta olímpica en el estadio Capwell venciendo por marcador global de 2-1 y en 2015 Emelec se tomó la revancha y festejó en el estadio Rodrigo Paz ganando por resultado de 3-1. Esta será la tercera final entre ambos elencos pero la sexta del cuadro eléctrico en esta década, de las cuales el “Ballet Azul” se impuso en 2014, 2015 y 2017 ante Barcelona, Liga y Delfín y cayó en 2010 y 2011 contra Liga y Deportivo Quito respectivamente.

Como datos adicionales y estadísticos indicar que Emelec ha recibido a Liga de Quito en 108 ocasiones por Campeonatos Ecuatorianos, con 79 victorias, 20 empates y 9 triunfos de liga, 213 goles para Emelec y 71 goles de Liga de quito. Además en la última década que hicimos mención mucho en el párrafo anterior, se registran un total de 38 encuentros entre ambos cuadros: 15 ganados por Emelec, 9 igualdades y 14 éxitos de Liga de quito, con 41 tantos a favor de Emelec y 37 conquistas para Liga. Por último apuntar que de esos 38 cotejos, 19 fueron con el bombillo actuando en condición de local y en aquellos duelos el Tricampeón venció en 11, igualó 4 y cayó en 4, anotando 25 dianas y encajando 11.

Por Álvaro Riera Carbo

Fuente Studio Futbol







Deja tu Comentario



Copyright© MaQuiNet® 2007-2015, All Rights Reserved. Ver 2.0 - Rel. 015

Up ↑