Liga Deportiva Universitaria y su transición dirigencial

La Comisión de Fútbol de Liga de Quito, que administra el equipo de fútbol y la Casa Blanca, concluirá su período el 31 de enero del próximo año.

Faltan menos de cinco meses para que se cumpla ese plazo y Rodrigo Paz, quien es presidente honorario y apoderado de esa Comisión, expresa que no piensa en una continuidad.

Rodrigo Paz y los integrantes de la Comisión no han realizado un anuncio formal al Directorio y al presidente del club, Guillermo Romero, sobre su posible retiro.

La Comisión de Fútbol se administra de forma autónoma en relación con el club, que administra el Country Club y el Colegio, en Pomasqui.

Rodrigo Paz volvió a LDU en 1993, con la Comisión Proestadio, que se encargó de la construcción del escenario que ahora lleva su nombre. Cuatro años después, con la inauguración de la Casa Blanca, esa Comisión pasó a administrar también el equipo de fútbol hasta la fecha. 

Romero finalizará su período de dos años como presidente del club el 17 de diciembre. Esto y el anuncio del retiro de los Paz y su grupo, del que también forma parte su hijo Esteban (presidente de la Comisión Ejecutiva), ponen en una encrucijada a LDU sobre su manejo administrativo para los próximos años.

Esteban Santos, expresidente del club y socio, considera que se debió buscar una fórmula de transición dirigencial con mucha anticipación.

El artículo 38 de los estatutos establece que para ser miembro del Directorio se requiere ser socio activo al menos durante cinco años. Para Santos, existen personas que pueden asumir Liga, pero no cumplen este requisito.

“Estamos tarde para la transición con cambios de estatutos”, recalca el exdirigente. “La Comisión de Fútbol y la actual directiva debieron haberse unido para hacer una planificación ordenada, entendiendo que se debía dar oportunidad a otras personas”.

Ante la incertidumbre sobre el nuevo modelo de administración , Romero llamará a una Asamblea Extraordinaria, entre finales de este mes y los primeros días de octubre, en la que se tratará el tema.

Al dirigente le preocupan los aspectos contables del club. Revela que tiene tres propuestas para el manejo administrativo. Considera que el nuevo grupo dirigencial debe manejar al club con nuevas reglas.

Las cuentas se han llevado de forma separada en la Comisión y en el club, pero en los últimos años los tributos se realizan de forma unificada.

Romero aparece como el representante legal en todas las actividades de Liga. Él, de acuerdo con los estatutos, tiene la potestad para establecer contratos solo por un monto menor a USD 100 000.

Liga tiene activos cercanos a los USD 90 millones. Esa es la suma del avalúo del Country Club, la sede y el estadio, según los cálculos del anterior Directorio, presidido por Carlos Arroyo.

Esas cifras están en análisis. En el momento, el Municipio de Quito realiza un avalúo de las instalaciones. Romero espera el resultado en unos tres meses, para definir el monto.

Entre tanto, la Comisión de Fútbol registró un déficit de USD 3 125 732, al cierre del período 2017. El organismo debe entregar su mandato sin deudas al término de su período.

Paz expresa que Liga cuenta con derechos deportivos de actuales jugadores de la plantilla. “La venta de esos jugadores eliminaría cualquier déficit”.

Los socios esperan que en la Asamblea Extraordinaria se hallen fórmulas para un nuevo modelo de administración del único equipo ecuatoriano que ha ganado la Libertadores.

Extracto de artículo publicado en El Comercio

Invitados

Panas Albos que nos envían sus notas, artes, fotos, videos sobre LDU







Deja tu Comentario



Copyright© MaQuiNet® 2007-2015, All Rights Reserved. Ver 2.0 - Rel. 015

Up ↑